Anatomía Embarazo Fisiología

Osteopatía en esterilidad e infertilidad

marzo 18, 2020

La esterilidad y la infertilidad son cosas diferentes, aunque se confundan en muchas ocasiones.

La esterilidad es la incapacidad para concebir después de mantener relaciones sexuales con frecuencia durante un periodo de aproximadamente un año, mientras que la infertilidad es la imposibilidad de llevar una gestación a cabo.

En la primera la fecundación no se lleva a cabo, mientras que en la segunda sí, pero con mala evolución.

Como osteópata especializada en salud femenina, he visto muchos casos donde las mujeres viven y sufren las dos situaciones, por ello creo conveniente hablar de como la osteopatía puede ayudar en algunos casos, tanto de esterilidad como de infertilidad.

Osteopatía y embarazo

La mayor parte de mujeres que llegan a mi consulta con problemas para quedarse embarazadas lo hacen después de haber estado más de un año intentando buscar un embarazo y de haber pasado por consultas ginecológicas buscando alguna causa clara de por qué su embarazo no se lleva a cabo. Muchas de ellas han realizado tratamientos de inseminación artificial o FIV sin obtener buenos resultados.

Si tú eres una de ellas, sabrás el sufrimiento y el desgaste que supone un proceso como éste, es duro muy duro, muchas veces incomprendido por los demás y costoso a todos los niveles.

Me gustaría explicarte que la osteopatía te puede ayudar en algunos casos de infertilidad e esterilidad, donde no se ha encontrado ninguna causa clara que dificulte tu embarazo o la correcta gestación de éste, hablamos en este caso de infertilidades o esterilidades funcionales no asociadas a patologías.

Causas funcionales que pueden estar dificultando tu embarazo

Vamos a hablar de seis causas frecuentes que acostumbran a generar un mal funcionamiento del aparato genital femenino interno:

  1. Causas centrales. Se trata de una mala comunicación central en el eje hipotálamo-hipofisario, lugares donde se producen las hormonas femeninas GnRH, FSH, LH.
  • Causas mecánicas ováricas. Una restricción de movilidad ovárica puede dificultar el buen funcionamiento exocrino y endocrino de éstos.
  • Causas mecánicas uterinas. Un útero con mala movilidad o fijado en una posición concreta, no va a poder llevar a cabo su función. Nos referimos a úteros que se fijan por ejemplo en retroversión, con ligamentos privados de libertad y densificación de tejidos.
  • Causas mecánicas del cuello uterino. El cuello uterino al igual que el resto de estructuras pélvicas debe tener libertad de movimiento. En ocasiones después de una intervención quirúrgica, como una cauterización o un rasgado, esta movilidad se pierde dificultando el buen funcionamiento del sistema.
  • Causas tubáricas. Las trompas son parte muy activa en un proceso de fecundación y por ello su libertad de movimiento es imprescindible.
  • Causas diafragmáticas. Ampliando nuestro punto de mira, debemos englobar al sistema ginecológico dentro de un sistema de presiones donde el diafragma respiratorio es clave.
  • Causas renales. La arteria ovárica izquierda y la vena renal izquierda, son la fuente suministradora de sangre del ovario izquierdo. ¿Qué pasaría si el riñón no funcionara bien y el aporte sanguíneo a través de donde pasan las hormonas no fuera el adecuado para el ovario?

Como has podido leer, la etiología funcional desde un punto de vista osteopático depende de muchos aspectos y sobre todo de entender que el sistema ginecológico forma parte de un conjunto que siempre se debe tener en cuenta, por ello te animo desde aquí a que si quieres quedarte embarazada, visites a una osteópata especializada, el tratamiento siempre va a ser beneficioso, no te va a aportar ningún tipo de contraindicación, siendo siempre beneficioso para tu organismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *