Anatomía Ciclo menstrual Fisiología

Fases del ciclo menstrual

febrero 27, 2020

El ciclo menstrual es un proceso básicamente hormonal, que necesita de diferentes hormonas para poder llevar a cabo su principal objetivo, la ovulación.

Las principales hormonas que se necesitan para el buen funcionamiento del ciclo son la hormona liberadora de gonadotropina o GnRH, la hormona folículo estimulante o FSH, la hormona luiteinizante o LH, los estrógenos y la progesterona. Estas cinco hormonas son la clave del ciclo menstrual, se producen de forma específica en tres centros y se coordinan entre ellas para poder asegurar el buen funcionamiento de éste.

La GnRH se produce en el hipotálamo, una parte del encéfalo, la FH y la LH en la hipófisis, una pequeña glándula situada en la base del cráneo, y los estrógenos y la progesterona en los ovarios.

Simplificando, y para hacerlo un poco más entendedor, podríamos decir que desde el hipotálamo se produce una hormona llamada GnRH, que viaja por la sangre hasta una pequeña glándula llamada hipófisis , pidiéndole que por favor produzca hormonas FSH y LH, para que estas dos, también a través de la sangre lleguen a los ovarios a pedirles si pueden fabricar estrógenos y progesterona. Un viaje hormonal desde el cráneo hasta la pelvis, que tendrá mensajes de vuelta desde la pelvis al cráneo para pedir o suprimir la producción de FSH o LH. Centros de producción hormonal, que producen o suprimen su producción en función de las necesidades del momento y hormonas que van y vienes a través de la sangre. Un entramado perfecto, que en ocasiones, como en el caso de la dismenorrea, puede verse afectado.

Lo sé, no es fácil y seguro que vas a tener que leerlo unas cuantas veces más, pero mi intención, más allá de generarte un buen lio mental, es mostrarte que la regla no está solo en tu útero, sino que depende de un circuito minuciosamente programado que se da en diferentes partes del cuerpo, y que además, y de ello ya iremos hablando, interacciona con otros sistemas corporales.

Las hormonas descritas anteriormente, se producen a lo largo del ciclo menstrual, en mayor o menor cantidad, en función de las diferentes fases menstruales, por lo que es imprescindible hablar de como se estructura el ciclo menstrual.

Fases del ciclo menstrual

El ciclo menstrual lo podemos dividir en dos fases, una que se da antes de la ovulación, llamada fase folicular y otra que se da después, llamada fase lútea.

Yo acostumbro a hablarles a mis pacientes de cuatro fases, porque así, me parece más fácil de entender y sobre todo más fácil de explicar, el funcionamiento de ciclo. Os las explico a continuación.

Fase 1, la menstruación

La fase menstrual, y por tanto el inicio del ciclo menstrual, empieza el primer día de sangrado menstrual, es decir, el primer día que tienes sangrado notable. Si antes de la regla tienes un pequeño manchado sutil durante un par de días, eso no lo consideraríamos regla, y por tanto no lo entenderíamos como el primer día de ciclo. La menstruación, como ya hablamos anteriormente, es la indicación de que no estás embarazada, y el inicio de un nuevo ciclo donde puedes volver a crear un embarazo.

Fase 2, la folicular

La fase folicular, como vimos anteriormente es la que se da antes de la ovulación, en ella podríamos incluir la regla. Durante esta fase las hormonas dominantes, y por tanto, las que se producen en mayor cantidad son la FSH y los estrógenos, estos últimos encargados también de proporcionarnos una buena salud ósea a lo largo de nuestra vida.

Fase 3, la ovulación

La ovulación, se da aproximadamente en la mitad del ciclo. Es el momento en el que se da la liberación del óvulo, y en el que puedes quedarte embarazada. Para ello la hormona dominante es la LH.

Fase 4, la lútea

La fase lútea, es la última fase del ciclo, la hormona por excelencia de esta fase es la progesterona, la cual, como su nombre indica, es la encargada de gestar, o preparar el útero para albergar al futuro embrión. La progesterona además, tiene como función reducir la frecuencia e intensidad de las contracciones uterinas, para evitar la expulsión del óvulo en el caso de que se implante en el útero. Importante en esta fase es saber que para que la progesterona puede obtener niveles óptimos una vez llevada a cabo la ovulación, se necesita una disminución de los estrógenos antes de la ovulación para permitir que la progesterona aumente después de esta y así poder generar una regla consecuente a una buena descamación de la capa externa del útero, llamada endometrio.

Resumiendo podríamos decir que, todo el ciclo menstrual es una preparación para obtener el mejor óvulo que pueda ser fecundado y para darle al futuro bebé el mejor hogar dentro del útero. Si el óvulo acepta la fecundación, no tendremos la regla, por el contrario si el óvulo no la acepta, todo el nido acolchado que se había preparado dentro del útero, se desprenderá en forma de sangrado menstrual, empezando así un nuevo ciclo.

Como me decía una paciente hace unos días, hay que empezar a despertar para saber un poco más de nuestro cuerpo.

Gracias por leerme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *