Disfunciones femininas

Vaginismo, dentro y fuero de la vagina.

diciembre 17, 2019

Hablar de vaginismo me parece extremamente complicado, no por definirlo ni por clasificarlo, sino por realmente entenderlo. Complicado desgranarlo para ti, que me estás leyendo y para que entiendas la complejidad de un diagnóstico así. Pero aquí estoy, haciéndolo fácil, para que todos y todas podamos ayudar a todas las mujeres que lo sufren.

Imagínate que tu vagina está en contracción permanente, cerrada, en ella no puede entrar nada, y si lo hace es a expensas de dolor y sufrimiento. Imagínate esas visitas al ginecólogo, ese intento de masturbación o de mantener relaciones sexuales, todo ello imposible. Tu vagina no soporta la introducción de ningún objeto, nada, ni un dedo. ¿Parece extraño verdad? Pues eso pasa, y más frecuentemente de lo que nos pensamos. Mujeres que sufren y mucho, mujeres que normalizan cosas que no son normales, mujeres que callan porque no saben a quién hablar.

En primer lugar debes sabes que el vaginismo TIENE TRATAMIENTO, SÍ SE TRATA Y CON MUY BUENOS RESULTADOS, CON OSTEOPATÍA O FISIOTERÁPIA, con profesionales especializados en salud femenina y suelo pélvico, que van a ser capaces de ayudarte en tu proceso.

En segundo lugar debes saber que cada caso de vaginismo es diferente, y que una misma sintomatología puede tener causas muy diferentes, ¿Lo importante? Hacer un buen diagnóstico para poder realizar un buen tratamiento. Te voy a explicar algunos casos de mujeres con vaginismo, mujeres que con ayuda han podido alejarse del vaginismo y que ahora saben que lo que estaban viviendo distaba mucho de la normalidad.

Marta llegó a mi consulta con dolor lumbar de larga evolución. Durante la entrevista me habló de dos perdidas fetales, de inseminaciones artificiales, FIVs y de lo que la maternidad de momento no conseguida significaba para ella. En su exploración física se apreciaba un bloqueo importante de su cuerpo: sus diafragmas no funcionaban bien, su suelo pélvico se mantenía inmóvil, su pelvis no se movía bien,  y sus caderas habían perdido la rotación externa. Mientras la trataba hablamos de las relaciones sexuales, las que mantenía de vez en cuando con poco deseo sexual, y con mucho dolor. Su vida había cambiado desde la última perdida gestacional, y así lo reflejaba su cuerpo. en la segunda sesión después de normalizar su estructura le propuse hacer un tacto vaginal, necesitaba valorar si su sintomatología tenia que ver con su vagina, y ahí lo vi, era imposible hacer un tacto vaginal, cierre absoluto. El tratamiento, terapia manual, ejercicios para casa, trabajo en colaboración con una nutricionista, y mucho respeto hacia su cuerpo.

Alicia, tiene 20 años y, diagnosticada de endometriosis severa profunda, tienen vaginismo. Su tratamiento conlleva la coordinación con un equipo multidisciplinar donde, médicos, nutricionistas, fisioterapeutas y osteópatas vamos a una para mejorar su salud, Y sí, lo está consiguiendo.

Irene, sufrió abusos sexuales durante su infancia, ahora con 35 años ha decidido coger las riendas de su dolor, y junto a una psicóloga y sexóloga está trabajando duro para dejar atrás su vaginismo. Nosotros la ayudamos con terapia manual, su vagina puede dejar de estar bloqueada seguro.

Silvia, después de una atonía uterina, fue intervenida de urgencia, le quitaron el útero, y tubo un postparto muy duro. Actualmente, un año después, vino a nuestra consulta para tratarse de vaginismo, y en ello estamos. Ha mejorado muchísimo y su evolución sigue adelante.

Todo esto es vaginismo, signos y síntomas parecidos, tratamientos personalizados y causas muy dispares. Nuestro objetivo mirar a la paciente y respetar su cuerpo, relacionándonos con paciencia y firmeza para conseguir grandes objetivos.

Qué sí, que de verdad, el vaginismo se trata, y con unos resultados maravillosos. Estamos a tu disposición.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *