Anatomía Disfunciones femininas

Correr o no correr esa es la cuestión

noviembre 14, 2019

No me gustan las prohibiciones, por lo que no acostumbro a practicarlas en mi consulta, y menos a lo que a deporte se refiere.

Como osteópata experta en salud femenina y en suelo pélvico, trato a muchas mujeres que practican deporte, cosa que me encanta. Algunas de ellas son aficionadas a correr, y sí lo sé, el suelo pélvico y el running parece ser, no son buenos amigos.

De entrada debo decir que nada es blanco ni negro, y que las cosas bien hechas pueden verse de otra manera.

Cierto es, que los impactos producidos en algunos deportes no benefician a la pelvis ni a sus órganos, pero cierto es también que un buen asesoramiento profesional y una compaginación de tratamiento basado en la terapia manual y ejercicios preventivos, puede cambiar el punto de vista que, las profesionales de la fisioterapia y la osteopatía, tenemos de las mujeres que salen a correr.

De entrada, y como siempre digo, cada caso es un mundo, y el generalizar y dar por sentado que toda mujer necesita el mismo tipo de tratamiento y deporte ya quedó obsoleto. Cada mujer es única, un cuerpo único, en un entorno único, por lo que debemos tener siempre en cuenta a quien tenemos delante y cuáles son sus necesidades, para poder individualizar su tratamiento.

Hablar de los beneficios de correr puede ser un buen inicio para acercarnos de forma más amorosa a este deporte. Veo diariamente a mujeres que corren, solas, en pareja o en grupo, y la verdad me encanta. Acostumbran a ser mujeres con poco tiempo real para hacer deporte, no nos engañemos, el día a día nos come, y correr es una de esas cosas que no necesita demasiado, ropa de deporte, bambas y un trocito de mundo, sales de casa y empiezas, y la verdad eso es de agradecer, sudor y tribu, no hay mejor combinación. De los beneficios que aporta para la salud no hace falta decir demasiado, el deporte es, como mínimo, el 25 por ciento de tu salud, estoy más que convencida. Así que correr me parece ciertamente beneficioso, sobre todo, si a ti, te sienta bien, eso sí, siempre asesorada, más aun si empiezas de nuevo.

Claro está que la idea de este artículo, parte de los inconveniente que tiene el correr en la mujer, y sobre todo en su salud pélvica. Cuando yo empecé con mis estudios, los grandes gurús de la fisioterapia endemoniaban el correr, por el gran impacto que tenía en nuestro cuerpo. lo describían como una actividad física de impacto, que llega a debilitar el suelo pélvico y a incrementar su riesgo de tener descensos de los órganos de la pelvis, perdidas de orina, o hipertonías musculares. ¿Real? Sí, mentira no es, no vamos a negar que el correr genera un impacto directo sobre el suelo pélvico, un especie de zarandeo en cada zancada de tus piernas, al igual que no podemos afirmar que, todas las mujeres que corran vayan a tener este tipo de problemas. Entonces, ¿Qué hacemos? ¿Corremos o no corremos?

De entrada, analizamos antes de prohibir. Observamos, diagnosticamos, y asesoramos. A ello vamos.

Voy a diferenciarte varios grupos de mujeres, cada uno de ellos con unas características concretas.

Grupo 1

Si estás en este grupo, es porque ya practicas el “running”, y además te sienta bien, lo disfrutas, has encontrado tu deporte, por lo que no hay motivo pare dejarlo, eso sí, necesitas un programa específico para prevenir y tratar posibles disfunciones, relacionadas con tu musculatura pélvica.

Programa específico para corredoras

  • Visita de reconocimiento del suelo pélvico, relacionado con el resto de tu cuerpo. Ya sabes que tu pelvis no trabaja sola.
    • Opción 1. Todo ok. Inicio de rutina de ejercicios.
    • Opción 2. Hay problemas con tu suelo pélvico, iniciar el tratamiento que la osteópata te recomiende.

Grupo 2

Si estás en este grupo, eres una mujer que ya corre, y que además tiene problemas relacionados con su suelo pélvico:  incontinencia urinaria, incontinencia fecal, descenso de órganos pélvicos, dolor en las relaciones sexuales, infecciones de orina de repetición, menstruaciones dolorosas. En este caso te recomiendo que dejes de correr momentáneamente, que busques un profesional experto en suelo pélvico e inicies un tratamiento ya. Ella será la encargada de guiarte en tu proceso de nuevo al entrenamiento.

Grupo 3

Si estás en este grupo, es porque todavía no has empezado a correr, pero tienes intención de hacerlo.

Hay dos opciones:

  • No tienes signos ni síntomas relacionados con el suelo pélvico. Si este es tu caso, lo primero que te recomiendo es hacer un chequeo de tu suelo pélvico. En una sesión vas a salir de dudas, y vas a llevarte una maleta de ejercicios preventivos.
  • Si tienes problemas con tu suelo pélvico. Si es tu caso, no creo, al menos de momento que el correr sea una buena elección, por lo que NO te aconsejo iniciarte en el mundo del running, al menos no antes de tratar tu disfunción. Ante todo debes tratarte, y dejarte asesorar en qué tipo de actividad física te va a beneficiar más, eso sí, deporte siempre, para ti también.

Así es, diferentes opciones, para cada una de vosotras, todas ellas enfocadas a facilitar tu entrada o seguimiento en el mundo del running, porque a veces más que prohibir hay que acompañar.

Only registered users can comment.

  1. Un gran article, crec que hem de tenir molt clar quines son les nostres preferències, a partir d.aquí, encarregar.te de fer prevenció.
    Gràcies!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *